miércoles, 18 de enero de 2012

Españoles en el mundo. Destino Liverpool

Por si alguno os perdisteis este genial reportaje aquí lo podéis ver cuando queráis

http://www.rtve.es/alacarta/videos/espanoles-en-el-mundo/espanoles-mundo-liverpool/1296962/

sábado, 14 de enero de 2012

Españoles en el mundo. Destino Liverpool


Hola a todos, os informo que el próximo martes 17 de enero, en television española el programa Españoles en el mundo, muestra como es Liverpool (sin duda alguna os lo recomiendo), he visto el anuncio y simplemente con ver esos lugares en los que he estado, ha sido inevitable que se me pongan los pelos de punta, se me escape una lagrimilla y me coloque la cara de tonto que se me ha quedado, fue un gran viaje (el mejor), y de él quedan mucho mas que grandes recuerdos, quedan grandes personas y personajes inovidables, espero que disfruteis de este reportaje, promete, si no has estado alli, sera bonito verlo, y no solo te quedaras con que es una ciudad de Inglaterra y se la conoce por Los Beatles, si has estado ... pufff vuelve unos meses atras y disfruta de nuevo.


Un beso a todos.


viernes, 13 de enero de 2012

¿Ganar dinero con tu movil?



¿Quieres ganar dinero con tu teléfono móvil?

Para ello tienes que darte de alta en una cuenta Qustodiam.

¿Qué es? Se trata de una aplicación a través de Internet que consiste en abrir los mensajes de publicidad que te envían, cada mensaje tiene un precio de 0.02 o 0.08 € para ti.

¿Como puedo conseguir dinero? A base de 0.02 o 0.08 € por mensajes no se consigue mucho dinero, como empiezas a conseguir es invitando a tus amigos, creando una red, de este modo tu recibirás por tus mensajes, por los de tus amigos y por los de los amigos de tus amigos. Si en la primera semana si invitas a 4 amigos recibirás 4€ y un tercio de sus mensajes.

Cuanto mas grande sea tu red mas dinero vais a ganar.

¿Como y cuando se cobra? Se cobra de manera totalmente privada a través de transferencia bancario o una cuenta Paypal.

miércoles, 4 de enero de 2012

¿Quién no se ha encontrado con ellos alguna vez?

Cómo enfrentarse a los jetas y a los mantas

Texto original:
Coping with Hitchhikers and Couch Potatoes on Teams
Extraído de:
Turning Student Groups into Effective Teams
B. Oakley, R.M. Felder, R. Brent y I. Elhajj
Journal of Student Centered Learning
Vol. 2, No. 1, 2004/9

Habitualmente, encontrarás que tus compañeros de grupo tienen tanto interés como tú en
aprender. No obstante, en alguna ocasión te encontrarás con compañeros que crean
dificultades. En este documento encontrarás algunos consejos prácticos para enfrentarte a
esa situación.

Para empezar, imagina que perteneces a un grupo en el que tus compañeros son: María,
Enrique y Diego. María trabaja bien, no es especialmente buena resolviendo problemas,
pero se esfuerza mucho y siempre está predispuesta a hacer cosas como pedir ayuda
adicional al profesor. Enrique es irritante. Es un buen chico, pero nunca hace ese esfuerzo
necesario para que su trabajo sea realmente bueno. No tiene problemas en entregar un
trabajo a medio hacer, ni en reconocer que se pasa el fin de semana mirando la TV.
Finalmente, Diego ha sido un problema desde el primer momento. Veamos algunas de las
cosas que suele hacer Diego:

• Cuando convocaste las primeras reuniones, al inicio del cuatrimestre, Diego no se
presentó, alegando que estaba demasiado ocupado.
• Muy raras veces entrega su parte del trabajo, y cuando lo hace casi siempre está mal.
Es obvio que dedica el tiempo mínimo a escribir cualquier cosa para salir del paso.
• Nunca contesta el teléfono. Cuando se lo habéis echado en cara, alega que no recibió
ningún mensaje. Cuando le habéis enviado un e-mail no lo ha contestado porque dice
que está demasiado ocupado.
• Falta a las reuniones con frecuencia. Promete que vendrá pero nunca aparece.
• Tiene capacidad para escribir bien, pero parece incapacitado para hacer nada bien en
los informes de laboratorio. Pierde los borradores de los informes, no repasa el
trabajo realizado, olvida las tablas de datos, o hace auténticas chapuzas, como escribir
las ecuaciones a mano. Habéis dejado de asignarle trabajo porque no queréis
incumplir los estrictos plazos de entrega que ha establecido el profesor.
• Se queja continuamente de esas agobiantes semanas de 50 horas de trabajo, y de lo
malos que son los libros y los profesores. Al principio, simplemente te daba pena,
pero ahora ya estás empezando a pensar que Diego se está aprovechando de vosotros.
• Cuando le habéis planteado los problemas con su trabajo os ha contestado con
seguridad en si mismo y con convicción. Siempre dice que los problemas son culpa de otros. Lo dice tan convencido que a veces hasta has pensado que quizá tenga razón.

Al final, el grupo estaba tan descontento que fuisteis a ver al profesor. En presencia del
resto del grupo, el profesor preguntó a Diego, que de forma sincera y convincente dijo
que no estaba entendiendo lo que el resto esperaba de él. El profesor dijo que el problema
del grupo era una falta de comunicación. Se dio cuenta de que María, Enrique y tu
estabais disgustados y agitados, mientras que Diego simplemente se mostraba perplejo,
un poco herido, e inocente. Fue fácil para el profesor concluir que había una disfunción
en el grupo, y que todos tenían algo de culpa (y quizá Diego el que menos).
Conclusión: Tus compañeros y tu os habéis cargado el muerto. Diego está consiguiendo
las mismas calificaciones que el resto sin hacer su parte del trabajo. Eso si, ha conseguido
que todos quedéis mal ante el profesor.

Qué es lo que el grupo ha hecho mal: Tragar
Éste es un grupo que desde el primer momento se ha tragado los problemas causados por
los incumplimientos de Diego, y ha tratado de terminar el trabajo a cualquier precio. Los
jetas tienen en cuenta que tú te sacrificarás por el grupo si es necesario. Además, cuanto
“mejor” seas tu (o mejor creas que estás siendo) más se aprovechará el jeta durante sus
estudios en la Universidad, y durante su vida. Tragándote los problemas causados por el
jeta, le estás ayudando sin darte cuenta a convertirse en ese tipo de persona que se cree
con el derecho de “colgarse medallas” por el trabajo que en realidad han hecho otros.

Qué es lo que el grupo debería haber hecho: Rebotar
Es importante rebotar los problemas creados por el jeta, para que sea él, y no tú, quien
pague las consecuencias. Nunca aceptes acusaciones, quejas ni críticas de un jeta.
Mantén tu propio sentido de la realidad, con independencia de lo que diga el jeta (esto es
más fácil de decir que de hacer). Demuéstrale que tienes claro que hay un límite en los
comportamientos que estás dispuesto a aceptar. Explica con claridad esos límites y actúa
con coherencia. Veamos algunas de las cosas que podría haber hecho el grupo:

• Las primeras excusas ante la falta de asistencia a las reuniones, incluso cuando se le
ofrecieron alternativas, debieron haceros sospechar que es un jeta. ¿Se mostró brusco
ante las primeras críticas, y con prisa para marchar? Estos son algunos signos
inconfundibles. Alguien debería decirle claramente a Diego que o encuentra tiempo
para las reuniones o debe hablar con el profesor.
• Si Diego no hace su parte, entonces su nombre no aparece en el trabajo que se entrega
(Atención: si vuestro compañero habitualmente hace su parte, es apropiado ofrecer
ayuda en el caso de que haya ocurrido algo inesperado). Muchos profesores aceptan
que un grupo expulse a uno de los miembros que, a partir de ese momento, deberá
hacer el trabajo él solo. Plantead esta alternativa al profesor si vuestro compañero no
está haciendo su parte del trabajo.
• Si Diego os presenta un mal trabajo debéis decirle que su contribución no tiene la
calidad suficiente, y que como consecuencia, su nombre no aparecerá en el trabajo
que entregareis. No importa lo que os diga: manteneos en vuestra posición. Si Diego
se queja, mostrarle al profesor el trabajo que hizo. Haced esto desde el primer momento, antes de que Diego haya tomado ya ventaja (no esperéis a mitad de curso,
cuando ya estéis todos frustrados y sin tiempo para reaccionar).
• Estableced los límites desde el primer momento y con claridad, porque los jetas
tienen una extraña habilidad para detectar hasta dónde pueden llegar con su
estrategia.
• Si Diego no responde a vuestras llamadas o vuestros e-mails, o no acude a las
reuniones, no gastéis más el tiempo intentando contactar con él. En todo caso, los emails son ideales como registro de vuestros intentos de contactar. Enviadle los
mensajes con copia al profesor (esto acostumbra a tener resultados sorprendentes).
• Tened presente que el único que puede resolver el problema de Diego es él mismo.
No podéis cambiarle: sólo podéis cambiar vuestra propia actitud para evitar que se
aproveche de vosotros. Sólo Diego puede cambiarse a sí mismo, y no tendrá motivos
para cambiar si vosotros hacéis todo el trabajo por él.

La gente como Diego pueden ser manipuladores habilidosos. Cuando os hayáis dado
cuenta de que sus problemas no tienen fin, y que el verdadero problema es él, el
cuatrimestre habrá acabado y él ya estará listo para repetir sus manipulaciones con otro
grupo. Detened estas manipulaciones lo antes posible.

Enrique, el manta
No hemos hablado todavía de Enrique. Aunque estuvo con el grupo en el momento del
enfrentamiento con Diego, lo cierto es que Enrique no ha asumido la carga de trabajo que
le corresponde. Recuerda cuando tú mismo te has sentido cansado y poco motivado para
hacer el trabajo, y has preferido sentarte a ver la TV que hacer tu parte del trabajo (todos
hemos tenido momentos así). Ahora puedes tener una idea más clara de lo que es un
manta.
Descubrirás que la mejor forma de enfrentarte a un manta como Enrique es actuar igual
que con Diego: establecer claramente las expectativas, y mantenerte firme en tu posición.
Aunque los mantas no son tan manipuladores como los jetas, sin duda pondrán a prueba
tus límites.

Nunca me ha gustado decirle a la gente lo que tiene que hacer
Si eres un buen tipo que siempre evita la confrontación, trabajar con un manta o con un
jeta puede ayudarte a mejorar como persona y a desarrollar un rasgo importante de tu
carácter: la firmeza. Simplemente sé paciente contigo mismo mientras aprendes. Las
primeras veces que intentes mostrarte firme con un compañero quizá pienses: “a partir de
ahora voy a caerle mal, no vale la pena”. Muchas personas antes que tú han tenido esta
sensación. Sigue intentándolo y mantén la posición. Antes o después llega el momento en
que todo te parecerá más natural, y no te sentirás culpable por establecer expectativas
razonables respecto a tus compañeros. Mientras llegue ese momento, piensa que, al
menos ahora tendrás más tiempo para dedicar a tu familia, amigos o para el trabajo del
curso, porque no tendrás que hacer el trabajo de otros, además del tuyo propio.

Características que pueden permitir a un jeta aprovecharse de ti
• No estar dispuesto a permitir que un compañero falle, y que aprenda así de sus
errores.
• Devoción por el grupo, sin comprender que la falta de sentido común en esta
devoción puede permitir a otros aprovecharse de ti. Algunas veces manifiestas (y
secretamente estás orgulloso de) una lealtad irracional al resto del grupo.
• Te gusta hacer feliz al resto, incluso a tu costa.
• Siempre crees que debes hacerlo mejor: nunca quedas satisfecho con resultado.
• Estas dispuesto a aceptar una contribución pobre de tu compañero (después de todo,
algo es algo).
• Estás dispuesto a realizar un sacrificio personal antes de abandonar al jeta, sin
comprender que te estás desgastando tú mismo en el proceso.
• Aceptar un largo martirio (nadie excepto yo puede aguantar esto).
• Habilidad para cooperar pero no para delegar.
• Tendencia a sentirse responsable por el resto del grupo, a costa de olvidarte de ser
responsable de ti mismo.

Una consecuencia: tú estás haciendo todo el trabajo
Tan pronto como te des cuenta de que todo el mundo está dejándote el trabajo para ti, o
haciendo un trabajo pobre con la confianza de que ya lo arreglarás tú, debes tomar cartas
en el asunto. Muchos profesores te darán la oportunidad de cambiarte de grupo
(probablemente te pedirán una justificación para llevar a cabo ese cambio).

Más tarde, en tu vida profesional y personal
Encontrarás mantas y jetas a lo largo de tu vida profesional. Los mantas son
relativamente benignos. Con frecuencia podrás reconducir la situación (con un poco de
firmeza), e incluso pueden convertirse en tus amigos. Los jetas son completamente
distintos: pueden hacerte mucho daño. En alguna ocasión, el jeta puede mostrarse más
colaborativo, una vez te hayas ganado su respeto al mostrarle que no puede manipularte.
Sin embargo, el hecho de que haya cambiado su actitud respecto a ti no significa que no
vaya a seguir haciendo lo mismo con otros.
En ocasiones, un colega, subordinado, supervisor, amigo o conocido puede ser un jeta. Si
ese es el caso, y tu vida profesional o personal se ve afectada, los consejos que acabas de
leer te pueden resultar de ayuda.

No lo consientas.